martes, 4 de diciembre de 2012

Teñir la tela

El proceso de teñir la tela previamente al barnizado abre gran cantidad de posibilidades a la hora de elegir el aspecto final del kayak. Los colores que obtendremos con el tiente no serán seguramente ni tan uniformes ni tan saturados como los que resultan de aplicar un barniz de color. Por contra, con el tinte obtendremos tonos más sutiles, incluso traslúcidos, lo que resultará sin duda en un efecto mucho más natural.

Antes de seguir adelante conviene dejar clara la diferencia entre un tinte y un pigmento. El tinte, que debe ser específicamente apropiado para la tela que vamos a teñir, interacciona con esta cambiándole el color sin perjudicar la adherencia de los barnices que apliquemos posteriormente, ya de por si complicada en el caso del nailon. El pigmento se compone normalmente de partículas sólidas que se mezclan con el barniz para cambiarle el color. Estas partículas sólidas se depositan luego en los intersticios de la trama del tejido empeorando ligeramente la adherencia del barniz.

Para teñir el nailon debemos usar un tinte al ácido. Yo he utilizado los de Jacquard con buen resultado

Para empezar la tela debe estar limpia (libre de aceites y grasas.)
En un recipiente se diluyen de 15 a 30 grs. en un poco de agua caliente y disolvemos luego la pasta resultante en dos vasos de agua hirviendo.
A continuación añadimos 1 ó 1,5 vasos de vinagre o 30 grs de ácido cítrico y 1,5 vasos más de agua caliente. Se añade también una gota detergente líquido o de alcohol para que el tinte se diluya mejor.
(Las cantidades de agua y tinte son variables dependiendo de lo fuerte que queramos el color. Podemos hacer una prueba aplicando un poco de tinte sobre un retal de tela. El color que tengamos con la tela todavía húmeda por la aplicación del tinte será el que tendremos después de aplicar el barniz a la tela teñida.)

Ponemos esta mezcla en un bote con aplicado de spray.
Aplicamos el tinte con el spray y lo extendemos con un cepillo de espuma, esponja, etc. Debemos trabajar rápido, evitando los chorretones y sin volver atrás para hacer correcciones. Es muy difícil conseguir un color totalmente homogéneo (quizá con la práctica.) Conviene aplicar la mezcla caliente, si enfría la podemos calentar en el microondas.
El calor y la humedad son factores determinantes para fijar el tinte que de hecho necesita una temperatura de 85ºC para fijarse. Podemos aplicar el calor con una pistola de de aire caliente, siendo, eso sí, muy cuidadosos de no quemar la tela. Personalmente prefiero utilizar una plancha de vapor que paso por la tela sin aplicar fuerza.
El propio proceso de mojar la tela al aplicar el tinte y secarla posteriormente con calor nos servirá para encogerla y darle tensión.





Una vez que la tela (y el armazón interior) esté totalmente seca podemos impermeabilizarla aplicando varias manos de barniz de poliuretano. De todos los que yo he probado me quedo sin lugar a dudas con el BOAT COATING de COELAN. Se suministra en dos versiones: GLOSS o brillante y SILK o satinado. El satinado es un barniz que sólo se puede aplicar como única y última capa. Si se dan dos capas de este producto se vuelve brillante. El producto en cuestión es bastante espeso; podemos aplicarlo con rodillo o diluirlo con un producto específico de la misma marca para aplicarlo con brocha o pistola.


No hay comentarios: